Daisy

Segunda temporada de mi Reto 90.

Donde me reencontré conmigo misma, no solo lo físico si no lo que emocionalmente requería trabajar.

Donde aprendí a perseverar para llegar a las metas que me propuse y fue darme cuenta que Daisy estaba perdida.

Esta temporada del reto 90, me deja LIBERTAD, AMOR PROPIO, esa sonrisa en mi cara que no tienen idea lo que significa para mí y para los de mi casa. ¡¡Esa Daisy que perdí a mis 16 años, regresó!!

Sigo trabajando, falta mucho que sanar, que escarbar en mi corazón.

Solté miles de kilos ahora no físicos, fueron emocionales y aunque tal vez eso no cuenta para muchos, pero, para mí sí. Me siento orgullosa de mi misma.

Ya no me definen las palabras o acciones de los demás, ya no deseo agradar a nadie solo a Dios y eso me hace feliz.

Estos 3 meses fueron para perseverar, lograr un objetivo que desde que entre estaba fijo… Que mi médico quitara todos los medicamentos para la glucosa y ¡oh sorpresa! hasta los de la presión arterial retiró.

De esta mi segunda temporada aprendí, que no importa que los demás quieran o no perseverar, que vale la pena caminar, aunque sea sola porque voy a alcanzar mi meta. Durante esta temporada muchos comenzamos, pero pocos ponían sus fotos etc. y eso causaba algo incomodo cada vez que yo subía porque sentía que caía mal pero me puse a pensar para quién hacia o para qué hacia el reto 90 y saben, era para mí, para alcanzar mis metas y fué hermoso lograr MUCHO, pocos kilos menos ya no había mucho que perder pero los kilos que perdí interiores cuentan más.

¡¡Gracias 4ta temporada del Reto 90!!

Antonio

Hace un año dos meses, en enero de 2018 había tomado la determinación de bajar de peso (hacer el intento nuevamente por no se cuantas veces en mi vida, ya había perdido la cuenta) después de las fiestas de diciembre estaba totalmente desesperado por mi obesidad, Un día previo me puse a buscar en internet “algo” “cualquier” cosa que me ayudara en el proceso de baja de peso.

¡Físicamente me sentía muy mal! Con exactitud no sabía cómo estaba de los niveles de azúcar, triglicéridos, colesterol, ácido úrico, etc.

Cuando inicie primero visite un bariatra (el que vi en una página médica y que tenía muy buenos comentarios de los pacientes) En mi desesperación cuando fui a verlo ya me había hecho una serie completa de estudios de laboratorio y tal como lo imaginaba ¡todos mis niveles disparados!

Glucosa en 124, triglicéridos 472, colesterol 280, el colesterol bueno súper abajo, ácido urico en fin. El médico al ver mis estudios me llamo a mi celular y seriamente me dijo: -Antonio está usted muy mal y además de todo tiene hígado graso y pesa 117 kilos un abdomen de 127 centímetros, 38% de grasa corporal y 29% de músculo. Su edad fisiológica es de un hombre de 75 años (tenía 52) a un paso de la obesidad mórbida-.

Bueno pues seriamente preocupado y deprimido decidí tomar la última oportunidad que me daba la vida. Pues con ese escenario el médico me decía que no me auguraba un buen futuro, es más -no me lo dijo- pero sabía que estaba en serio riesgo de salud.

Yo soy católico y en mi fé acudí a la iglesia y con gran fervor pedí a Dios que me ayudara a lograr bajar de peso ya que toda mi vida había luchado y lo más que llegaba a bajar era a ¡100 kilos! Y de ahí ya no me movía.

Creo que mi Dios me escuchó. Empecé la dieta tradicional (que me dio el bariatra baja en grasas y carbohidratos) y bueno pues logré bajar 10 kg. en dos meses, y luego 5 kg. en otro mes. ¡Ya había llegado a los 100 otra vez! el siguiente mes baje 3 kilos más (por fin había rebasado la barrera de los 100, y pesaba 97 kg.

¡Estaba feliz! Pero me estanque un poco, entonces nuevamente busque en internet y encontré el canal del doctor Miguel Ángel Tapia y empecé a seguir sus videos, hice lo que decía, comencé a bajar y a bajar, en noviembre me metí por primera vez al reto, Y seguí bajando y bajando, ¡comencé con el ejercicio!
Hasta la fecha y hoy a dos años de distancia ¡peso 73 kilos! ¡He bajado 44 kilos!

¿Saben cuál fué el parteaguas?
Si, la dieta (bendita) cetogénica y el maravilloso ayuno intermitente, pero el descubrir mi relación con la forma de comer fue la clave de todo para irme de filo como decimos en Mexico. Primero enfrentarme a muchos temas emocionales que venía cargando desde mi niñez (creencias, mitos, culpas que ni siquiera eran mías, sino que me fueron inculcadas, y ¡UN GRAN DESAMOR Y FALTA DE ACEPTACIÓN DE MI MISMO!

Y en este tema, Yocelin Rivas con uno de sus audios -en donde nos pedía que hiciéramos el ejercicio de decirle a nuestro cuerpo que lo amamos tal y como es- me estrellé contra la pared. Cuando quise hacerlo ¡NO PUDE! Sentí una gran tristeza de que yo mismo no me aceptaba ¿Cómo quería entonces bajar de peso? ¿Cómo podía entonces mantenerme bajando y luego lograr no subir, si ¡ni yo mismo me quería! Ahí descubrí tristemente que muchas cosas que desde mi niñez pensé que tenía resueltas, no lo estaban.

Entonces entendí muchas cosas: La compulsión por comer, de sustituir emociones y traumas con comida y alcohol.

Tarde en lograr el ejercicio de Yocelin, pero lo fui logrando, fué dejar de cargar una gran losa, y culpas que no eran mías. Después de quitarme ese chip y cambiarlo por el de Yocelin Rivas todo fue fluyendo, al aceptarme y reconciliarme con mi cuerpo. Automáticamente el universo se acomodó y todo ha ido fluyendo, obviamente si hoy ya me quiero, no le meto basura a mi cuerpo, y no saben las veces que le he pedido perdón por el desamor y por el descuido. Y a pesar de todo ¡Mi cuerpo siempre fué noble y fiel!

Hace un par de meses me hice estudios médicos y todos mis niveles normales.
Glucosa en 85, triglicéridos 72, colesterol 124. Mi cuerpo lo ha agradecido y gracias a Dios he recuperado mi salud, y se que amo tanto a mi cuerpo que ¡lo seguiré cuidando!

Moraleja:
Crean en ustedes mismos, ¡Ámense! hagan todos los ejercicios de Yocelin, sigan todas la recomendaciones del doctor Miguel Ángel Tapia y de la Dra Adriana Ortega ¡Tengan fe en sí mismos!

Esta historia se las cuento como un testimonio de que ¡si se puede! Solo es cuestión de cambiarse el chip, es un trabajo interno para conocer como es tu relación con los alimentos y como debería de ser, es un árduo trabajo diario de alimentación consciente, ejercicio mental y físico, cuando las cosas te cuestan las valoras más.

¡Saludos a todos!
Antonio

Marce

Hola, hoy es un gran día, voy compartir contigo un poco de mi historia y de lo que llamo “mi logro”. Soy Marcela, tengo 37 años, maestra de bachillerato, casada, mido 1.60 m. y hoy, puedo compartir con mucho orgullo que peso entre 63-64 kilos, lo que me permite un cálculo de IMC del añorado “peso normal”.

En julio de 2018, serían los mismos datos, excepto dos: pesaba casi 83 kilos y mi IMC me ponían en el rango de OBESIDAD TIPO 1. En años anteriores llegué a pesar 87 kilos.

Desde adolescente empecé a batallar con mi peso, he hecho todas las dietas, todas las pastillas, tratamientos, remedios y más. Incluso ya había hecho dietas bajas en grasa ¿Funcionaron? ¡Claro! Pero siempre vivía enojada, víctima, con un tono “pobrecita de mí, vivo a dieta y no bajo casi nada”, al final volvía a mis hábitos y a recuperar lo perdido. Mi capacidad de tolerancia era cero. Siempre ganaban los “antojitos”, la indecisión, la flojera y la falta de compromiso.

¿Culpable?
Todo -los que comían frente a mi, hacer comida, el trabajo, los compromisos, la rodilla, el calor, el frío, todo- excepto yo.

Por años estuve evitando la verdad, como las fotos de cuerpo entero. No podía ni verme. Entre marzo y junio del 2018 todas las fotos las odié (me) y quería culpar al “ángulo”, pero pues la que llenaba todos los ángulos era yo.

Entre mayo y junio, estuve leyendo sobre la dieta cetogénica, la intenté varias veces sola, pero luego fallaba, tenía un trabajo de actividad física y comida en la calle. Bajaba y subía de peso. Me faltaban algunas herramientas, que ya tenía pero no sabía canalizar a esto.

Haciendo búsquedas encontré el canal de Youtube del Dr. Miguel Ángel Tapia, vi casi todos sus videos, reafirmé cosas que había leído, pero algo en él, en su tono, en su forma de no complicarse la vida, me motivaron, y lo hice sin que él supiera, en mi guía.

El 10 de julio, me subí a la balanza, y el número que arrojó, me tiró a la cama a llorar, me enojé mucho con la vida, conmigo y de ahí agarré por quincuagésima vez el valor de empezar, ahora sí.

Bajé sola como 4 kilos, con tropiezos, pero en agosto me metí a mi primer reto de Transforma. El día y la noche.

Los retos son maravillosos en todos los sentidos: es un lugar de confianza, dónde puedes solucionar dudas, ver ideas de comidas, aprender de los alimentos, de sus mezclas, saber qué es la cetosis, es una forma de comprometerte, de lograr constancia, te sientes motivada. Pero además, vino a completar eso que no había podido antes. Yo ya tenía algunas herramientas de indagar mis emociones, pero no las podía enfocar en mi alimentación. Era muy duro. Aquí lo vine a realizar con el apoyo de Yocelin Rivas, que es la terapéuta en alimentación consciente de los retos y sus ejercicios, vinieron a ser la corona de esta aventura.

Mis amigos dicen que quieren mi fuerza de voluntad, y claro que no la tengo, solo que estoy aprendiendo día a día a no relacionar mis estados de ánimo, con la comida que llevo a mi boca. Y me dejé de inventar cosas como “sin pan no me sabe”, claro que me sabe, y mejor.

Todos pueden bajar de peso, pero es decisión de cada quien, si lo haces sufriendo y quejándonos de nuestra “suerte” o entrarle felíz, entusiasmado, animado y amándote.

Nada es más valioso que la reconciliación contigo misma.

Esto no es magia, pero si lo intentas, así te sentirás.

A veces quisiera que todos hicieran esta dieta y probaran sus beneficios, acepto que cada uno tiene sus tiempos y que sólo en ti está el poder de la decisión. Bienvenidos.

He bajado más de 19 kilos, pero quiero seguirle.

Gracias a los doctores y a todo el equipo de #MedicalNutritionExperts #FindingU #DrMiguelAngelTapia #DietaCeto #KetoDiet y a los compañeritos de los retos.

Gaby
Guzmán

Y bien, tengo el orgullo de concluir mi primer proceso de 90 días aquí en el Reto Transforma. Soy una orgullosa integrante de la 4 temporada donde obtuve excelentes resultados 40 kilos de peso, ¡NO LO PUEDO CREER!, todo es en base al apoyo y porras de todos aquí. Ha sido un camino lleno de constancia, de encontrar paz entre mi cuerpo, mi alma y mi espíritu. Keto para mi, junto con el ejercicio y mi cambio de actitud es fundamental. He trabajado duro y aquí están mis resultados. Gracias queridos doctores, staff y compañeros por su cariño, apoyo y paciencia siempre. Estar aqui me llena de orgullo, de ver nuestros pequeños granos de arena que al final del día se convierten en una hermosa playa. Ser yo está bien, está bien ser yo. Gracias y vamos por 90 días más.

Rosa
Almazán

Soy una madre de cuatro hermosos hijos. He Entregado mi vida a ellos. Los años pasaban y mi peso subía hasta el punto que empecé a deprimirme. Inicie en este hermoso reto Transforma y estoy aprendiendo que debo de cuidarme para ser la mejor mamá para mis hijos. Me encanta cuando mis hijos hacen los retos conmigo, se ha vuelto en algo familiar. Estoy aprendiendo a cuidarme. Una vez, que empecé a darme cuenta que debo nutrirme conscientemente los kilos empezaron a desaparecer. Aquí no solo bajas de peso, sino que Transformas tu vida.

Sol

Hola a todos.

Les platico mi proceso de pérdida de peso. Todo Inicio en Enero del 2018 comencé a darme cuenta lo obesa que estaba, además de dolor de espalda y rodillas, del autoestima ni hablar, nada de ropa me quedaba, yo era de las típicas personas que veía videos de personas fitness y tragando un montón de dulces o porquerías mientras anhelaba el sueño imposible de ser delgada.

Constantemente lloraba porque creía imposible bajar de peso, sentía que me llevaría muchísimos años y jamás iba a lograrlo. Para entonces decido pesarme y medirme. ¡Sorpresa! 76.5 kg. para mi 1.50 m. de estatura era mucho y ni hablar de la cintura: 105 cm. Me encontraba en OBESIDAD TIPO II.

Después de tal sorpresa me entristecí más y decidí comer “saludable”, así fue como intente cuidarme de Enero a Abril, inclusive me metí al gimnasio, me limitaba de comer ciertas cosas y mi sorpresa fué que cuando me pesé, los mismos 76.5 kg. ¡me sentí peor! Diario me ponía a llorar por mis intentos fallidos, en ese tiempo mi hermana llevaba cierta dieta y que evidentemente le estaba dando resultados (dieta ceto) y comencé a hacerla, además de que ya había visto información de esa dieta en un grupo de Obesas anónimas, mi carbohidrato favorito siempre han sido las frutas así que lleve la dieta pero algunas ocasiones comía fruta y al llegar casi a finales de abril ya había bajado 2 kilos, me emocioné, pero se me hizo tan poquito, entonces lloré con mi hermana y le dije que siempre sería una gorda, ella me platicó que había un reto con el Dr. Que estaba atendiéndola y hasta me pagó mi primer reto ♥.

Le marque enseguida al Dr. me pasó los datos, ví sus videos, tome notas y me convencí, en mayo ya estaba inscrita en el reto. Esta vez ya estaba cansada de fracasar y decidí hacer la dieta al pie de la letra, junto con mi novio nos íbamos a correr y realmente me apliqué ese mes y mi sorpresa fue que había bajado 7.5 kg., al final del mes me di permiso de comer algo fuera con carbohidratos y decidí seguir en el reto de junio, para julio ya empecé a ver los cambios, en octubre ya lucia delgada y yo feliz aunque aún no en mi peso, de Octubre para Febrero del 2019 he llevado la dieta regular y aunque me he mantenido en mi peso sin rebote ni bajo pero tampoco subo si he disminuido de medidas: empecé con talla 13 y actualmente soy talla 7 de pantalón y blusas talla chica después de ser extra Jumbo.

Aún me faltan 4 kilos pero pues me he salido de la dieta y retomo, me sigo manteniendo es lo que importa. Les digo que me siento muy contenta y muy agradecida principalmente con mi hermana por su apoyo, de haber conocido al Dr. Miguel y a Yocelin la psicoterapeuta puesto que he aprendido muchísimo de ella y aún hay cosas por trabajar pues son años de malos hábitos y no es fácil romperlos.

Si has llegado has aquí gracias por leerme no ha sido nada fácil subir y ver esas fotos, pero hoy te digo que no fueron años los que me lleve para lograrlo o inalcanzable como noches llorando lo pensaba, se trata de tener claro el objetivo, de amor hacia uno mismo, de creernos que somos capaces de eso y más, solo quiero decirte que si llegaras a entrar a estos retos nunca te vas a arrepentir y si tienes poca autoestima vas a llegar amarte como jamás imaginaste y déjame decirte que si se puede por que QUERER ES PODER ♥

Alejandro

Hola que tal iluminados.

Mi nombre es Alejandro Pérez tengo 22 años y soy originario de la ciudad de Morelia Michoacán,comencé mi primer reto en Noviembre del 2018, en ese entonces tenía un peso de 83 kilos, 23 kilos de más, obesidad tipo 1, hoy tengo un peso de 61 kilos 600 gramos.

Mi reto número 8 lo empiezo a tu lado, y créeme que al igual que tú, pasaron muchos pensamientos por mi cabeza, muchos negativos, otros positivos, pero siempre con una mirada fija en mi meta. La razón principal por la cual elegí comenzar fue que ya no me gustaba lo que veía en el espejo, en realidad la barriga que tenía, así que dije, ALTO esto tiene que cambiar, y comencé a trabajar en ello, aunque es justo aclarar que tome el ejemplo del compromiso y fuerza de voluntad de quien me enrolo en este bello régimen.

Hoy en día te puedo confirmar que todo aquello que haces con Amor, y para un beneficio y crecimiento personal brinda un impulso enorme, por ello, vale la pena intentarlo hasta lograrlo, todos somos humanos y podemos y es posible caer, pero yo te pregunto ¿Tu que prefieres?,¿hacer más de lo mismo?, o cambiar tu chip del “ay no puedo”, por el chip de “por chingón me levanto y llego a mi meta”.

Yo me comprometo contigo a que a lo largo del reto y hasta donde tú me lo permitas estaré para apoyarte, somos equipo y como equipo nos apoyamos.

Saludos.